Noticias: Cómo es la vuelta a la normalidad en una ciudad bonaerense


En Capitán Sarmiento se habilitaron las salidas recreativas y la reapertura de negocios comerciales. Escenas del regreso a las calles.
Parece mentira: familias enteras que salen a pasear, negocios de ropa con las persianas arriba, concesionarias con las puertas abiertas y peluquerías que ya comenzaron a atender clientes. En Capitán Sarmiento, una localidad de 20 mil habitantes ubicada a 150 kilómetros de Capital Federal, la flexibilización de la cuarentena es un hecho. Pero el lento regreso a la normalidad tiene condiciones. Las autoridades dispusieron franjas horarias para diferenciar las salidas recreativas de actividades comercial con el objetivo de distribuir la circulación de gente. NOTICIAS recorrió sus calles el 1 de mayo y registró cómo es, en este lugar, el nuevo cambio de rutinas.
A pesar de que el gobernador Axel Kicillof había actualizado el mapa del aislamiento con más de treinta municipios habilitados para permitir salidas recreativas, no todos se animaron a romper rigidez de la cuarentena. Sin embargo, en Capitán Sarmiento no solo se puede salir a pasear sino que buena parte de los negocios empezaron a funcionar. “La vacuna va a demorar meses. Tenemos que aprender a convivir con el virus con todas las precauciones. La gente demostró ser responsable”, explica el intendente Javier Iguacel.


Las salidas recreativas, sin embargo, tienen reglas: las personas pueden salir a pasear en cuatro calles permitidas durante una hora y en una franja horaria que va de las 12 a las 16. Todos están obligados a usar tapabocas, está prohibido correr o andar en bicicleta y, en cada punto, hay efectivos policiales que controlan el correcto cumplimiento de la medida.


Ni bien se enteró la noticia, Andrea la aprovechó para que su hijo Santiago, de tres años, pudiera tomar aire. “Venimos al camino al cementerio porque es el que nos queda más cerca de casa”, cuenta. “Cambió un montón. Más que nada por él, que estaba cansado del encierro”, agrega. Hasta que comenzó el aislamiento, trabajaba como pedicura a domicilio. Por estos días, espera que su actividad se habilite.


Similar es el relato de Carla y Andrea, dos vecinas que, ni bien se hizo el anuncio, aprovecharon para retomar sus caminatas diarias por el Camino de Circunvalación. Acostumbradas a trabajar todo el día, el encierro se les hizo muy largo. “Ayer esto era un mundo de gente. Uno lo hace por distracción más que nada, no es por deporte”, dicen.


Carla trabaja como auxiliar en una escuela con doble jornada y Andrea en una fábrica textil, un sector importante en Capitán Sarmiento. Su trabajo depende casi por completo de Capital Federal. Por lo tanto, a pesar de que en la localidad se aprobaron medidas para que los talleres pudieran retomar las actividades, en su caso la actividad continúa frenada.


Reactivar. Desde el 20 de marzo, todos los comercios considerados no esenciales tuvieron que cerrar sus puertas. En Capitán Sarmiento esto ya está cambiando. Los supermercados y farmacias, los únicos que funcionaron durante toda la cuarentena, están abiertos entre las 8 y las 19. A partir de la semana pasada, los locales de indumentaria pueden a abrir entre las 15 y las 19 y el resto de los comercios de 9 a 13 horas. Mientras tanto, los bancos mantienen el horario de 10 a 15 y, las salidas recreativas, ocupan el horario de la siesta. Además se amplió el permiso para quienes trabajen en mantenimiento y obras menores, que ahora podrán moverse en grupos de hasta tres personas.


«Distribuímos el movimiento del pueblo», dice Iguacel. Las autoridades municipales elaboraron este plan según la directiva del Gobierno Nacional que indicó que, a la hora de flexibilizar la cuarentena, había que garantizar que circulara un 50 por ciento menos de personas que en una jornada habitual.


Andrea es dueña de un local de ropa de mujer en la avenida Rivadavia. Aunque sea feriado, a las tres en punto de la tarde, abre la puerta: «Fue una alegría muy grande volver. Hace 18 años que tengo el negocio y nunca me había pasado algo así. Los comerciantes estamos muy contentos», cuenta. Después de casi dos meses sin poder vender, espera poder ponerse al día con las deudas. Por la cantidad de metros cuadrados, ella permite el ingreso de dos clientes por vez. «Aunque las chicas quieren estar lindas para sus historias, para subir a su perfil», agrega.


Movimiento. En las calles de Capitán Sarmiento cada vez hay más personas. Cerca del mediodía, un grupo de adolescentes de la peña del Club Independiente se organiza en una de las esquinas del centro para repartir comida en una acción solidaria. Desde el área de Desarrollo Social del municipio les dieron un listado de personas en estado de vulnerabilidad y, este mediodía, entregarán viandas de pollo. Ver a un grupo de más de diez personas es toda una rareza. Martín, el adulto que los acompaña, reconoce que lo que pasa ahí es excepcional: «Por mi trabajo me toca recorrer otras ciudades y en ningún otro lugar se ve esto», cuenta.


A pocos metros del grupo de adolescentes, tres hombres pintan el frente de un negocio. En la misma cuadra, en una rotiseria se preparan pedidos por encargue. Por ahora, sentarse a comer en un restaurante no es una posibilidad.


Iguacel, sin embargo, aclara que la apertura fue gradual. «Siempre tuvimos abierta la ‘Granja Tres Arroyos’, que es una fábrica esencial donde trabajan más de mil personas. Siempre se trabajó, por lo que tuvimos que realizar protocolos especiales con ellos», dice. «Nos dimos cuenta que había mucha gente desesperada porque se le había roto un caño y no tenía cómo repararlo o tenía olor a gas y nadie iba a arreglarlo. Estaba abierta la farmacia pero no había un plomero o albañil. Entonces, habilitamos el mantenimiento de hogares», agrega.


Con el aumento de casos de dengue, la municipalidad también aprobó, en un principio, las tareas de los parqueros de 12 a 16. «En la primera parte de la cuarentena hacía mucho calor, el pasto había crecido y había muchos mosquitos», explica el funcionario. Él también aprovecha la flexibilización para hacer mandados en bicicleta.

Fuente: https://noticias.perfil.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *