Ya en Perú, más cerca de llegar al Destino Machu Pichu

0 Flares 0 Flares ×

El día 09 de este mes, Gige y Peche se despidieron de Copacabana Bolivia, para poder cruzar a Yunguyo Perú, y así estar cada vez mas cerca del destino final, Machu Pichu, ya casi a un año de haber partido desde nuestra ciudad (recordemos que partieron el día 03 de agosto del 2017).
A continuación, les dejamos los últimos dos posteos que han realizado los chicos a través de su Facebook que cualquiera puede visitar con solo buscar Destino Marchu Pichu en la red social, el primer posteo es despidiendo Bolivia y el otro del recibimiento de Perú:

Posteo del dia 10 de Julio de 2018
No queremos dejar pasar nuestro último y maravilloso lugar de Bolivia: COPACABANA.
Llegamos con los días contados porque se nos vencía la visa y teníamos que cruzar a Perú para que no nos cobraran una multa.
Tomamos un micro de Cochabamba a La Paz y de ahí a Copacabana. Un pequeño tramo de camino lo hicimos en lancha, en Tiquina, cruzando el lago de San Pablo a San Pedro.
En Copacabana nos recibió nuestro gran amigo Diego (si se acuerdan de Cafayate, se acordarán de él) estuvimos dos días sin respirar contándonos las distintas rutas y experiencias vividas en este tiempo. ¡¡Qué lindo es el reencuentro!!
Aprovechamos el turismo y las ventas, paseamos x el cerro hasta “la boca del sapo” costeando gran parte del lago donde la vista era tan espectacular que desorientaba. Ni hablar de las fogatas y amaneceres frente al Titicaca. Inmensamente felices de lo que logramos, sin olvidarnos nunca de todas las personas que nos ayudaron para hacer más fácil este camino. ¡¡¡GRACIAS!!! AHORA PERU.

Posteo del dia 11 de Julio de 2018
¡¡Qué recibimiento Perú!!
Pomata fue el segundo pueblo que visitamos, después de Yunguyo. Desde la ruta, hay que desviarse unos 500mt aproximadamente para entrar al pueblo de unos casi 400 habitantes, no más, y eso es lo que lo hace más hermoso, tranquilo y atractivo. Como no pensábamos estar mucho tiempo, decidimos dejar las bicis sobre la ruta y subir caminando para conocer. Llegamos a la plaza y lo encontramos a “Z” arreglando su carpa con su bici al lado, nos pusimos a charlar esperando a su amigo Alejandro.
Llego Ale (ya avisado por zeta) que sin presentarse y asumiendo que nos quedábamos dijo: “bajemos por sus bicicletas, se quedan en casa”…Y así empezó otra gran historia. Esa noche madrugamos contando sobre nuestro viaje y escuchando las historias de Ale y Zeta que resultaron ser increíbles emprendedores y artistas
Al otro día 6am despertamos para ir hasta al mirador y ver el águila que todos los días a la misma hora sale a saludar al pueblo. Cada paso que hacíamos tenia una historia o alguna anécdota que Ale y Zeta recordaban con mucha sonrisa. Después visitamos el templo, una construcción colonial que impresiona apenas verla, con sus piedras talladas, altares de oro, túneles y catatumbas.
Fabricamos vasos con botellas, comimos asado peruano y por la tarde fuimos con Roxana (que se encarga del turismo en su pueblo) a recorrer los cerros por los mismos caminos que transitaron sus antepasados, sintiendo su historia, conociendo mitos y creencias del lugar, entre las cuales cuenta sobre existencia de sirenas en el lago Titicaca y avistamientos de ovnis sobre el lugar.
Al otro día nos tocó el turno de la cocina, preparamos fideos con tuco para complacer a zeta y después caminata por el cerro calvario, a unos 4000m, para contemplar la vista al lago y la hermosa Pomata.
Días increíbles pasamos, y como siempre duelen las despedidas. Gracias Ale, Zeta y Edith por recibirnos, siempre en nuestros corazones y bien agradecidos esperando que en alguna otra vuelta el mundo nos vuelva a encontrar.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario


0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×