290 años del pueblo de San Antonio de Areco. Por Juan Aurelio Lucero

En un territorio lleno de dificultades, los primeros pobladores, pusieron las bases donde se formaría una sociedad, que dada la distancia y lo lento de las comunicaciones con España, tendrá características particulares.

Por muchas y variadas razones estas tierras se fueron poblando lentamente; será necesario un largo y sacrificado camino, donde extender los límites jurisdiccionales de la Ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Santa María de Buenos Aires fue fundamental.

La población en las estancias más importantes y más cercanas a la ciudad se fue acrecentando, siendo una de las causas, la necesidad de proveer de los elementos básicos para la alimentación, mantenimiento edilicio y defensa de una ciudad en constante crecimiento.

Junto a las necesidades materiales, están presentes siempre las necesidades de orden espiritual, esto lo tendrán muy en cuenta, tanto las autoridades civiles como las Eclesiásticas, razón por lo cual se han de erigir nuevas capillas, primero en las estancias y chacras de los padres, y posteriormente en las estancias y encomiendas particulares.

La creación de una capilla a las orillas del río de Areco, ubicada dentro de los límites de la estancia del General José Ruiz de Arellano, construida y alhajada por su familia, acción que se complementara luego con la donación a la Santa Iglesia, de los terrenos necesarios, para que con su venta se poblara y se le diera forma por mensura al pueblo de San Antonio de Areco.

Este acto pondría uno de los más importantes mojones en el desarrollo de la región agrícola- ganadera del norte de la provincia de Buenos Aires.

En el Pago de Areco, el padre Roque Ximenez cumple con sus quehaceres religiosos en la estancia del matrimonio Arellano-Giles, en una Capilla de tono humilde y provista solo de lo básico; lo cierto es que para el año de 1728 se construye una Capilla de importancia y esto es así pues varios vecinos del río de Areco, en una representación que dirigen al Obispo de la Diócesis en 1729, le dicen: “Tenemos una capilla edificada de la propiedad de Don José Ruiz de Arellano en este mismo río, con el aseo de dos altares y ornamentos necesarios y un Capellán pagado de su propio Caudal, donde concurren todos los Vecinos a oír misa los días festivos, y a la comunión anual; en que tenemos el alivio y consuelo espiritual en nuestras enfermedades, con la puntualidad que experimentamos en dicho Capellán.” (1)

El 9 de octubre de 1730, el Maestro Don Roque Ximenez, Presbítero y Capellán levanta una memoria de todos los vecinos del Río de Areco, Cañada de la Cruz y Pesquería, a pedido del Cabildo Eclesiástico para la creación de algunas parroquias en la Campaña de Buenos Aires; el acuerdo del Obispado de Buenos Aires de 23 de octubre de ese año, crea las primeras parroquias de Campaña, diciendo en el correspondiente a Areco:

En quinto Curato se erige el Pago de Areco con todo el territorio que comprende de una y otra parte de su Río, así mismo en los Pagos de la Pesquería y Cañada de la Cruz de una y otra banda; y los feligreses que contiene dicho Pago con los agregados expresados, constan de la razón firmada por el Maestro Don Roque Ximénez; y se le asigna por ahora a dicho Curato por Parroquia interina la Capilla de San Antonio que está en el referido Pago, entre tanto que se consiga en propiedad de su dueño, o en su defecto la hacen propia sus feligreses.” (2)

Cuando el padre Roque Ximenez se presenta al Cabildo Eclesiástico, a hacer oposición para los Curatos creados en octubre de 1730, dice en relación a sus servicios: “En 1718 me hice cargo como interino de la Capilla de Luján, y allí estuve durante dos años, y después en el pago de Areco, ejerciendo el mismo oficio, administrando los Santos Sacramentos, predicándoles el Santo Evangelio y socorriendo a todos los fieles de dicho pago en todas sus necesidades espirituales y temporales con la exactitud y puntualidad que es notoria, por espacio de diez años continuos y de que pudiera dar una plena prueba a más de haber sido fundador juntamente de dicha Capilla con el Patrono de ella.” (3)

El 19 de diciembre del año siguiente este Acuerdo del Cabildo Eclesiástico es aprobado por Cedula Real. El 25 de febrero de 1731, el matrimonio Arellano- Giles declaran fundar una “Capellanía redimible… de dos mil pesos de principal sobre tres estancias que tenemos en el Río de Areco, en que hay una Capilla alhajada y avaluada en cinco mil pesos, una sala y aposento de nuestra vivienda; otra dicha de cuatro tirantes en que vive el maestro Don Roque Jiménez, Capellán de dicha Capilla y Cura del partido, y todo cubierto de teja y fabricado de nuevo, etc…” (4)

El libro parroquial de cualquier forma no se abrió hasta el año de 1732, luego que fuera aprobada la Parroquia por Cédula Real, y se destino a las anotaciones de “Bautismos, Olios, Casamientos y Entierros “. (5)

Por lo tanto el 23 de octubre de 2020, el pueblo de San Antonio de Areco, cumple sus 290 años de vida.

Bibliografía

1) Historia de Nuestra Señora de Luján – tomo 1 – página 135.

2) José C. Burgueño, “Contribución al estudio de la fundación y desarrollo del pueblo de San Antonio de Areco, edición año1927, página 79.

3) José C. Burgueño, Ídem, página 71.

4) José C. Burgueño, Ídem, página 53.

5) Libro 1° del Archivo de la Parroquia de San Antonio de Padua, San Antonio de Areco.

Fuente:http://www.areconoticias.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *